El baño ya no es solo un lugar para asearse, sino que se ha convertido además en una nueva habitación para decorar con la misma importancia decorativa que funcional. Un hogar bien decorado con un baño triste y descuidado rompería por completo la personalidad de cualquier casa.

Para decorar el baño debes tener en cuenta diversos elementos: el primero es si hay o no luz natural, porque en función a eso deberás elegir el color de paredes o azulejos y el tipo de iluminación. Es muy importante también el espacio del que dispones, porque si hay poco, deberás aprovechar muy bien los huecos y paredes para guardar los productos de aseo.

Los elementos del baño como papelera, jabonera, toallas que queden a la vista o toalleros no son solo útiles, sino que pueden ser muy decorativos. Puedes usarlos en combinación cromática o haciendo contraste, pero no los olvides.  Hay otro elemento que en los baños puede dar un nuevo ambiente, y son las plantas de interior. Busca plantas que no se vean afectadas por la humedad y, en muchos casos, la falta de luz, como los distintos tipos de helechos.

Aunque no es lo más habitual, los cuadros crean un gran ambiente en el baño y, por pequeño que éste sea siempre habrá una pared en la que poder colgarlos. Si solo tienes azulejos y no quieres agujerearlos, ya hay múltiples soluciones adhesivas muy resistentes que puedes utilizar también para los espejos de baño.

Jabones, velas, toallas o cestas de latón, metal o materiales naturales como el ratán te darán espacio extra de almacenamiento y son muy decorativos.  Por último, tanto las cortinas de ducha o baño y las mamparas de cristal o plásticas tienen diferentes modelos que se adaptan a multitud de ambientes, cuando las elijas busca su funcionalidad pero también su aspecto decorativo.

El baño será ahora una habitación tan organizada, decorada, atractiva y personal como las demás de tu hogar.

Fotos: RevistaMiCasa