Cada año, las tendencias decorativas intentan dar un toque original en una de las épocas en que la tradición tiene más peso que nunca, la Navidad. Para ello, los adornos y pequeños elementos decorativos tienen una gran importancia, porque son fáciles de cambiar y porque pueden ser combinados para producir resultados originales y divertidos.

También nos dan la opción de recurrir a nuestra imaginación. Tomando papel, pegamento y tijeras podemos sacar a el artista que llevamos dentro, o nuestros que nuestros hijos llevan dentro. Cada vez más, el “hazlo tu mismo” se impone en la decoración, especialmente de la mano del reciclaje y la utilización de elementos antiguos. Lo mismo ocurre con la decoración navideña, tal vez reutilizando ese pesebre de cuando eramos niños o algún otro adorno, le den ese toque que le faltaba a nuestro árbol de navidad o a nuestro salón.

Además, ahora no solo decoramos los árboles, sino entradas, ventanas, puertas, escaleras, chimeneas mesas y hasta los dormitorios. Cada pieza es susceptible de ser redecorada con motivos navideños. Este año, los elementos XXL son tendencia. Grandes bolas que son en realidad farolillos de papel, ciervos, estrellas o copos de nieve que ocupen toda una pared, o árboles de navidad sobre la pared o la chimenea hechos con vinilos o aprovechando elementos existentes,  una idea genial para los lugares en los que disponemos de poco espacio.

También, si tienes problemas de espacio, adornar la mesa con esferas en los extremos del mantel, o colgar los calcetines en el respaldo de un sofá (si está exento) o de las sillas puede ser visualmente muy atractivo y aportar el punto de originalidad que nos gusta incluso en las ocasiones más tradicionales.

Fotos: RTVEMimarranoestrenalazo