Las nuevas formas de iluminación, tienen frente a la iluminación tradicional dos ventajas fundamentales: su adaptación a iluminar rincones hasta ahora inimaginables como ser grifos o chorros de agua, su bajo consumo energético y su nula emisión de calor, lo que las hace altamente ecológicas.

Las luces tipo  LED, frente a las bombillas incandescentes tradicionales, permiten ahorrar hasta el 80%. Por ejemplo, si consideramos que un hogar medio tiene 23 bombillas, el ahorro anual utilizando LED de buena calidad, en bombillas y electrodomésticos podría ser de más de 250 dólares. Si tenemos en cuenta que la vida útil de las lámparas LED es de una media de 25 años.

(más…)