No hay muchas estancias tan evocadoras y rom谩nticas como una buhardilla. En muchas casas unifamiliares, chalets y casonas antiguas existen estos espacios, y, cada vez m谩s, las 煤ltimas plantas de algunos聽edificios聽tienen pisos completamente abuhardillados, al estilo de las buhardillas francesas tan de moda en los siglos XIX y XX.

Tambi茅n es cierto que su acondicionamiento requiere m谩s previsi贸n: las diferentes alturas de una buhardilla, pueden resultar peligrosas (por los golpes), no permitir que quepan los muebles en sus medidas est谩ndar, o las dificultades para encontrar estores o persianas decorativas y no solo funcionales.

(m谩s…)