Cuando tu salón es de un color básico como el blanco,  utilizar muebles de colores puede permitirte alegrar el salón y a la vez adquirir algo nuevo que cambiará tu casa por completo, ya sean modelos unicolor, de varios tonos o inclusive estampados. Los sofás son una de las piezas primordiales para darle un rostro amigable y cálido al hogar y no por ello debes conformarte con clásicos.

En esta imagen puedes observar un sofá morado con detalles de color negro de tres puestos y un sofá de líneas minimalistas color morado,  para completar la decoración una lámpara de pie morada.  Todo esto en un salón de suelo de parquet y paredes blancas muy sobrio que permite atreverse a un color tan llamativo sin recargar el ambiente.

Este sofá alterna asientos blancos, verdes y florales y es perfecto para un salón amplio con buena iluminación,  seguramente su diseño modular te resultará atractivo al permitirte rearmarlo para conformar nuevas formas y cambiar tu salón un poco cada vez que desees redecorar sin muchas dificultades.  En esta imagen, el sofá sobre un suelo gris de baldosas y ventanas de cuerpo completo panorámicas son los elementos neutrales que permiten que este mueble adopte las riendas de la decoración y se robe las miradas de todos.

Fotos: centralarchitecture