Si ya veíamos los colores que mejores augurios atraen, hay otros que pueden considerarse contradictorios para la energía de nuestro hogar y que también sería oportuno conocer. No son colores “malos”, pues nada es totalmente bueno o malo pero es conveniente tener en cuenta sus peculiaridades a la hora de utilizarlos. Para ello, el Feng Shui es una buena referencia.

El color azul y el indigo (los tonos añil) tienen un significado dual, por un lado es el color del cielo, pero también se le considera el color de los lamentos y los malos augurios. Hay famosos arquitectos y decoradores chinos que jamás los utilizan. Si están en tu hogar, combínalos con blanco o flores naturales, para canalizar su energía. El turquesa y los azules verdosos no se incluyen en esa dualidad y se consideran de buen augurio.

El color negro tiene para el Feng Shui una parte positiva porque da un sentimiento de profundidad y reflexión tanto en el ambiente y el ánimo como en la perspectiva (piensa en los grabados orientales en blanco y negro), pero este color también tiene un significado de desesperanza, lo que utilizado en exceso puede causar desánimo.

El color naranja es especialmente interesante en Feng Shui para el hogar. Es un buen color para las personas solteras o que viven solas, pero es un color muy destructivo para las parejas casadas o que convivan.  Es el color representativo de la atracción y el amor, pero también del flirteo y las relaciones infieles.

Ahora que conoces las características de estos colores, úsalas para comenzar el año 2013 de la manera más apropiada y, si te interesa el Feng Shui, poco a poco iremos dándote pautas para acomodarlo a tu hogar.

¿Te parece una buena idea?

Imágenes: LaVentanadeGogo, Decoralis,  GloriaCalero