Para quienes somos amantes de los libros, la pasi贸n聽puede聽derivar en obsesi贸n y esto se vuelve un problema cuando llega la hora de almacenarlos. Las bibliotecas son el mejor recurso y el que mejor permite la organizaci贸n, localizaci贸n y nuevo uso. El problema es cuando quedan peque帽as y los libros acaban ocupando altillos, cajas que nunca sabemos d贸nde poner o dando聽apariencia聽de desorden.

Quienes no tenemos una casa grande con una habitaci贸n dedicada a biblioteca o espacio de lectura, tendemos a pensar que una, o varias librer铆as en el sal贸n, un despacho o 聽las habitaciones de los ni帽os son los 煤nicos espacios en los que el almacenaje de los libros puede resultar decorativo pero la聽verdad聽es que no hay un solo rinc贸n de cualquier vivienda en el que los libros no puedan ubicarse para mayor comodidad, desahogo y tambi茅n para dar un tono decorativo a聽cualquier聽estancia.

Los recibidores, pasillos o聽mesas de despacho que pueden llenarse de libros en sus costados, 聽as铆 como escritorios con baldas superiores, valen para tal prop贸sito. Tambi茅n una estanter铆a alta a modo de z贸calo podr铆a recorrer toda tu聽casa聽como un hilo conductor, como si fuese la trama de una novela que se vuelve tangible.

Excepto en el ba帽o, 聽pues la humedad deteriorar铆a los libros, no hay un rinc贸n en la casa en el que los libros no puedan hacerse protagonistas o, al menos, personajes secundarios. Desde el recibidor, sal贸n, dormitorio, hasta la cocina.

Im谩genes: HouseOfTurquoise, Decoratrix