Hace unos días un amigo me dijo una verdad como un puño: “Si quieres saber si alguien es viejo o joven, no tienes más que darle una cinta de cassette y un boli Bic, y observar si sabe qué hacer con ellos”. Pues para esos que saben perfectamente que antes de que apareciera el mp3 y hasta los CD’s, los adolescentes rebobinábamos las cintas con el boli para evitar gastar pilas, para esos nostálgicos que aún no han sido capaces de tirar sus cassettes a la basura, he aquí una idea: convertir las cintas de cassette en una lámpara.

Vistas así, nadie diría que ya se han quedado obsoletas, ¿verdad?

La idea es de tres hombres: Denis Krylov, Yuri Pitomtsev y Andrei Hakhovich, afincados en San Francisco, y allí es donde se fabrican estas originales lámparas hechas de cassettes, que se pueden comprar online.

Hay varios modelos, que van desde lámparas de mesa a lámparas de techo. Cada una de ellas lleva más de cien microcassettes engarzados en láminas de plexiglas cortado al láser.

Combinando colores pueden quedar cosas tan sugerentes como estas:

A pesar de las cassettes las lámparas son más futuristas que retro. Y dentro de unos pocos años, poca gente sabrá de qué están hechas…

Visto en: Tape Lamp.