El color naranja está asociado con la prosperidad y la alegría y, al añadirlo a tu decoración, ya sea en grandes áreas o en pequeños detalles puedes lograr iluminar, realzar y llenar de vida este espacio que aun no termina de convencerte del todo, hoy te mostraremos algunos ejemplos .

Añadir el color naranja en pequeños detalles como cojines puede ser una alternativa para darle vida a una estancia de colores básicos en la que ya has invertido una buena cantidad de dinero, así como también es una posibilidad accesible y sencilla pintar una columna o añadir una alfombra con colores cálidos en tu recibidor. En esta imagen existe la presencia de estos elementos y lucen perfectamente equilibrados en la decoración, ideal para personas que disfrutan de la sobriedad y la elegancia.

En este espacio el aspecto fresco y juvenil viene dado gracias a paredes de color naranja y blanco, combinadas con muebles de color blanco, así como un piso y mesa de centro de madera (uno de los elementos que mejor combinan con este color de paredes).  El color blanco le da contraste y equilibrio al naranja,  evitando que luzca exagerada la habitación y crea una sensación de serenidad.

Fotos: horizontelibertariopetproducts5