No hay muchas estancias tan evocadoras y románticas como una buhardilla. En muchas casas unifamiliares, chalets y casonas antiguas existen estos espacios, y, cada vez más, las últimas plantas de algunos edificios tienen pisos completamente abuhardillados, al estilo de las buhardillas francesas tan de moda en los siglos XIX y XX.

Tambi├ęn es cierto que su acondicionamiento requiere m├ís previsi├│n: las diferentes alturas de una buhardilla, pueden resultar peligrosas (por los golpes), no permitir que quepan los muebles en sus medidas est├índar, o las dificultades para encontrar estores o persianas decorativas y no solo funcionales.

Las partes m├ís bajas pueden aprovecharse para hacer unos muebles de almacenaje a medida, bien cl├ísicos, con puertas, estanter├şas, o vitrinas que dejen a la vista su contenido, una buena opci├│n en espacios peque├▒os.

El reto es┬ápotenciar la luz,┬ási hay pocas aberturas superiores o laterales, y si las hay en suficiente cantidad, limitar su entrada para no estropear los muebles y suelos y, al mismo tiempo,┬álimitar el calor. Aqu├ş las┬ácortinas con┬átejidos screen para regular el paso de luz ser├ín las que m├ís puedan ayudarte.

Las camas suelen estar tambi├ęn bien ubicadas en los espacios m├ís bajos, siempre que haya un m├şnimo de altura que nos permita no estar en peligro cada vez que nos movamos, o si despertamos a medianoche. En cambio, las zonas de comedor y paso debes dejarlas para las de m├ís altura.

D├ęjate llevar por el estilo que m├ís te inspire porque un espacio rom├íntico como la buhardilla no┬árequiere┬ánecesariamente una decoraci├│n rom├íntica o r├║stica. Puedes crear un espacio nuevo totalmente diferente al resto del hogar o seguir las pautas del estilo com├║n a toda la casa.

Si toda tu casa es abuhardillada, no te limites, desde el minimalismo al vintage, todo está admitido.

Fuentes: CreacionesAlmudena, Decorablog