Si  tienes un gusto por la vanguardia o prefieres un toque clásico, una pequeña casa decorada con los colores, la iluminación y la moderación adecuada puede ser tan atractiva como lo es una de grandes dimensiones. Si te gusta el aire libre, lleva los elementos de la naturaleza en tu pequeña casa. Elije los colores naturales en un diseño más ligero para crear una sensación de amplitud. Si prefieres el bosque, selecciona colores crema o marrón. Utiliza sólo los muebles más pequeños, como una mesa de madera sostenible en lugar de una mesa de café, o bien escoge un sofá de cuero. Además se puede añadir un espejo cerca de una lámpara antigua para crear la ilusión de profundidad.

Si prefieres la costa, elije tonos azules y verdes suaves. Evita azules oscuros, morados o rojos ya que absorben mucha luz. Decorar con sillas de mimbre blanco y almohadas cómodas también es recomendable. Añadir cortinas transparentes es perfecto  para maximizar la luz.

Los audaces colores de un paisaje urbano en el interior pueden ser difíciles de lograr en una pequeña casa. Para satisfacer la necesidad de color, pinta una sola pared bronce, verde claro o gris profundo y deja el resto de las paredes blancas para mantener una sensación de amplitud. O trata de pintar rayas verticales en las paredes para que la habitación parezca más alta. Elije los muebles con espacio de almacenamiento para evitar el desorden. Coloca una lámpara metálica al lado de un espejo para reflejar la luz y magnificar la habitación. Para las habitaciones que funcionan como dos espacios, tales como una oficina dentro de un dormitorio, separa las áreas con un biombo.

Fotos: decocasayjardininteriordesignblogzenaltura