Uno de los puntos importantes en la decoración de un cuarto de baño es la colocación de las mamparas de ducha o las cortinas, ya que además de ser un elemento necesario en el baño, también tienen una función decorativa.

En lo que a mamparas se refiere, éstas aportan una mayor sensación de ligereza, y si las elegimos con un cristal transparente, crean un espacio más amplio. En el caso de que se cuente con una ducha de hidromasaje, las mamparas serán la mejor elección, pues en el caso de colocar una cortina el agua a presión la atravesaría. Aunque independientemente de esto, las mamparas siempre son más herméticas que las cortinas, evitando que el agua de la ducha no salga al exterior.

En cuanto a las cortinas, aunque las mamparas den una sensación de mayor amplitud al cuarto de baño, son mucho menos decorativas que las cortinas, ya que éstas están disponibles en una mayor variedad de diseños y colores, y con ellas se crean espacios más alegres y jóvenes. Además, también es mucho más cómoda su limpieza, pues no cuentan ni con rieles ni con juntas. Pero a pesar de todo, su mayor ventaja es sobre todo su precio mucho menor que el de las mamparas, además de que su colocación es más sencilla y rápida.