Los nostálgicos del verano, los amantes de las viviendas playeras, o simplemente aquellos a los que les guste mecerse y columpiarse, pueden llevarse una hamaca al mismo centro de su salón. Seguro que les hace recordar los mejores momentos de las vacaciones y les relaja tumbarse en ella. Al margen de esto, son muy lindas para decorar el salón.

No hace falta contar con mucho espacio, ya que una hamaca puede ser de quita y pon. Se pliega fácilmente y se guarda casi en cualquier parte.

Sobre todo, es ideal para quienes tienen niños en casa. Seguro que los más pequeños se lo pasarán en grande jugando con ella.

Pero también vale para adultos. Para estar solo o para acurrucarse en pareja. Y hay modelos para todos los bolsillos, que van desde las más típicas de colgar entre dos árboles a otras más sofisticadas como la que os ponemos aquí abajo, que cuentan con una estructura de madera y que, aunque están más pensadas para exterior, también podemos colocarlas en el salón sin ningún rubor.

Visto en: FreshHome, Ministryof Deco y Decoracion2.