Si hay algo que no falta en ninguna casa son fotograf├şas. Grandes, peque├▒as, modernas, antiguas, viejas, de la familia, de casas, de viajes o de paisajes. No importa, sean en papel o en formato digital las fotos┬ános rodean.

Si eres de quienes te has resistido a tirar tus fotos en papel┬áfotogr├ífico┬á o incluso las que has acabado imprimiendo en un folio o una tarjeta de forma un poco chapucera, al├ęgrate porque la tendencia┬ádecorativa┬ádel momento es llenar la casa de fotograf├şas.

Y no te espantes porque no se trata de llenar cualquier superficie de esos portarretratos con un pie que siempre acababa cediendo y cayendo hacia atrás, o agarrando  polvo sobre las mesas como en las casas  de nuestras abuelas. Ahora, las fotos llenan las paredes.

Pueden ser en blanco y negro, colgadas, pegadas o en forma de┬áfotomural, solo hay un requisito: que ocupen mucho espacio. Puedes usar una muy grande, ampliada seg├║n las m├ís modernas t├ęcnicas en lienzo o vinilo para toda una pared, o muchas agrupadas de forma regular o irregular.

Además, ahora las fotos se cuelgan de las paredes, del techo, de alambres decorativos de estilo industrial sostenidas con pinzas metálicas, con pinzas para la colada en los estilos más kitch o con lazos en los más románticos.

Como cenefas en cualquier habitación, como cabeceros en un dormitorio,  acompañando el recorrido de pasillos o escaleras o tomando posesión de cualquier pared en el living, salón o sala de la casa.

Busca en los cajones y ba├║les, rescata tus fotos preferidas y unos marcos antiguos o modernos y l├ínzate a decorar la casa con fotograf├şas, conseguir├ís modernizarla, dejar cajones libres y darle calor de hogar.

Fuentes: Algo+qmarcos, FotoRicardo, DecoraHoy,