A lo largo de todo el año, las estaciones nos inspiran con el colorido de las flores o frutas estacionales, por lo que no hay mejor idea que inspirarnos en la sabia naturaleza para decorar también nuestro hogar.

Desde amarillos y ocres otoñales, pasando por rosados y lilas primaverales, a los cálidos rojos que saben a fresa del verano, se puede encontrar un amplio abanico de colores para la inspiración que buscamos en nuestra casa.

Las flores y las frutas nos puede ayudar como un elemento más de diseño y decoración.

Tanto sea para decorar un ambiente como para darle ese toque natural y fresco. Es como si utilizáramos un objeto decorativo más en la casa.

Unas sencillas flores en unos floreros o incluso podemos improvisarlos con unas tazas de café, nos aportarán un ambiente relajado por su belleza, su color y  su aroma.

La inspiración de las flores y frutas puede trasladarse también a las mantas, cubrecamas, cojines, toallas, manteleria  e incluso a objetos decorativos que contengan dicha inspiración.

Hasta se pueden aprovechar los colores de las frutas para dar un toque en el ambiente, nada más natural que una frutera con naranjas, que nos encantan por su olor y por su color.

Vía: Apartament Theraphy