Los colores de los muebles que vayamos a usar en el salón tienen que corresponderse con el estilo y tendencia que tengamos en nuestra casa, por esto mismo debemos escoger los mejores colores que contrasten con los acabados que haya en todas las habitaciones del hogar.

Es por ello que las tonalidades de las paredes, cortinas e iluminación que ingrese en el living serán importantes para elegir el color de los muebles que se instalen. Por ejemplo, si usamos paredes pintadas de blanco casi siempre los sofás pueden tener una tendencia al celeste o azul, con una alfombra color gris o blanco hueso, además de cortinas lisas sin estampados. Esto le da, sin duda, un estilo sobrio pero con mucha luz.

En habitaciones con paredes de colores fuertes como el naranja, se recomiendan los muebles, sofás y alfombras color gris o negro, para contrastar de forma equilibrada los colores fuertes con una tonalidad un poco mas liviana y no hacer del living un sitio que vaya a cansar nuestra vista.

Para tonos verde olivo, por ser este un color suave, los sofás blancos hacen una excelente combinación con detalles en verde en sus cojines y otros detalles que le darán a la casa la armonía que necesita para que esta luzca siempre fresca y acorde con todos los elementos que están alrededor de ella.

Fotos: pintomicasaguiaparadecorargloriacaleroarteydecoracion