La cocina no es, por lo general, un buen lugar para las plantas, ya que cuando nos ponemos manos a la obra a a preparar nuestros guisos, cambiamos mucho las condiciones de temperatura y humedad del ambiente. Pero eso no quiere decir que no podamos mantener alguna planta que den un toque verde a la decoración.

Podemos perfectamente tener macetas con plantas aromáticas en la cocina, que además nos serán muy útiles para tener siempre a mano y siempre frescas las que más utilicemos.

Hay algunas plantas, como el perejil o la hierbabuena, que son especialmente resistentes. Otras posibles pueden ser la albahaca, el romero o el cebollino.

Es importante recordar que las plantas necesitan luz y agua, por lo que es conveniente colocarlas junto a las fuentes de luz natural: en los alféizares de las ventanas; y no podemos olvidarnos de regarlas con frecuencia, cuidando, eso sí, no encharcar la tierra.

También podemos sacarlas de vez en cuando al exterior, sobre todo en primavera, para que puedan recibir toda la luz del sol cuando las temperaturas son más agradables. Si ponemos un poco de ciudado, siempre tendremos a punto hierbas aromáticas para sazonar nuestros platos. Y seguro que pronto empezamos a experimentar con diferentes plantas.

Visto en: Accesorios Cocina, Zona Cocinas y Melrom.