Cuando llegan días especiales, como San Valentín, el famoso patrón de los enamorados, nos gusta que nuestro hogar recuerde en algunos detalles ese evento. Puede ser una mesa decorada, una sorpresa en el baño, una comida con mucho corazón, o un dormitorio que se hace aún más romántico por un día.

Hay muchos trucos para decorar tu hogar en San Valentín y algunos solo requieren de algo de imaginación y muy poco dinero. Unas manualidades, algo de pintura o tela roja, algunas velas. Te contamos muchos trucos para que tú elijas los que más te gusten.

Comenzamos por el color: aunque el rojo es el color estrella de San Valentín, cada vez más las combinaciones de rojo y tonos degradados de rosa, hasta blanco son cada vez más habituales y te permiten jugar también con estampados, cuadritos tipo Vichy, pequeñas flores, rayas de última tendencia o incluso cuadros escoceses. Anima tus corazones con color, dibujos y movimiento.

Para decorar una mesa, puedes ir desde el rojo total (entonces, pon platos en blanco para crear contraste) Hasta algunas velas decoradas en rojo. Si ya tienen velas en casa, por ejemplo, que te sobraran de Navidad, puedes recortar unos corazones en cartulina, adherirlos con un poco de pegamento ¡y listo!.

En el baño o el dormitorio, unas velas y unos pétalos en rojo o rosado y luces indirectas podrán dar el toque romántico que deseas. También puedes ayudarte a crear ambiente con unos corazones colgados con hilo transparente delante de las ventanas, de un espejo, o sobre el cabecero de la cama. y, por supuesto, la opción de última tendencia: los vinilos decorativos.

Como ves, no es necesaria una gran inversión para que toda tu casa grite vuestro amor. ¡Felicidades!

Fuentes: Interiorismos, DiarioFemenino, DecoraDecora, Decoralia.