Las velas son un acierto en todas las ocasiones y en Navidad son un clásico que no puede faltar bajo ningún concepto. Podemos usarlas de un modo tradicional o buscarles formas, lugares y maneras de decorar con ellas lo más novedosas posible, pero no podemos olvidarlas o a nuestro hogar le faltará el toque mágico que su sinuosa luz aporta a todos los ambientes.

Puedes usarlas solas o en grupo, del mismo tama├▒o o en composiciones asim├ętricas, ┬áuni├ęndolas para un centro de mesa, sobre la chimenea, en las escaleras o en cualquier mesa auxiliar. Busca el equilibrio, comb├şnalas con lazos de colores o dorados y el ├ęxito ser├í seguro.

No solo la calidez de su luz sino los aromas pueden llenar la noche de un ambiente de pura magia, busca algunas velas arom├íticas de vainilla, canela o caramelo, y entrar a tu casa ser├í ya un aut├ęntico regalo. Si acercas las velas a espejos o cristales, su luz se reflejar├í y el misterio estar├í asegurado.

Puedes ponerlas en la mesa sobre ramas de acebo, hojas de palmera recortadas, sobre musgo artificial o buscar candelabros┬áy porta velas que den un aire rom├íntico a la estancia. Tambi├ęn pueden quedar perfectas sobre una bandeja en la que haya unas bolas de Navidad, unas ramas, o las dos cosas!

Si tienes ┬áescaleras, all├ş tambi├ęn quedar├ín muy bien y si tu casa tiene un estilo vintage, dentro de vasos o copas de diferentes estilos (si son rojas o verdes aportar├ín color, adem├ís) pueden hacer por s├ş mismas m├ís que todo un juego de luces o guirnaldas de ├║ltima generaci├│n.

Las velas llevan siglos en nuestros hogares y d├ęcadas adornando nuestra Navidad… por algo ser├í ┬┐no crees?

Fuentes: ElMueble, LittleBigFlat, HouseofTurquoise